Cuando hablamos de empresarios, generalmente nos imaginamos a personas casi autómatas que se dedican al cien por ciento al trabajo, pero eso está lejos de ser cierto en muchos empresarios como Alex Nain Saab Morán, un conocido empresario colombiano.

Los valores familiares estuvieron desde niño presentes en Saab, que, guiado por el ejemplo de su padre, un emigrante libanes; que se asentó en la ciudad de Barranquilla en Colombia, desde allí su fibra familiar se desarrolló de manera plena.

La madre de Saab también influyó en su formación familiar, la señora Rosa Maria Moran de Saab, fiel a sus valores familiares, formó a la siguiente generación; dentro de estos mismos valores, es decir a Alex Saab y a sus dos hermanos la madre cada dia los fue amoldando a sus ideales de familiaridad y la moralidad.

Esta formación familiar adquirida de sus progenitores y complementada con su esposa, la ha querido inculcar a sus cinco hijos.

El valor familiar de Alex Saab

Esta formación familiar ha permitido al empresario Alex Saab  llevar la vida bajo de manera altruista, gracias a esto se ha ganado el amor y el respeto de los que lo rodean, familiares, vecinos y amigos.

“No es necesario descuidar a la familia por la atención a las empresas, se debe buscar un punto de equilibrio; donde las dos funciones se lleven de la mano siempre anteponiendo a la familia” dijo Saab.

Cuando se le consultó acerca del legado que pensaba dejarles a sus hijos este empresario indicó “A mis hijos espero dejarles un mejor país; donde puedan vivir en libertad y puedan crecer en ambientes llenos de valores familiares y sociales”.

La familia siempre presente en las empresas de Saab tiene un valor principal por lo que ha implementado políticas de desarrollo familiar; para los empleados que trabajan en sus empresas, donde el compartir familiar sea parte de las actividades empresariales.

Además de las actividades familiares en sus empresas, se han desarrollado un programa de aportes económicos; a fundaciones que trabajan en pro de la familia, estos programas se han desarrollado, en algunas ciudades costeras de Colombia, donde estas ayudas son muy necesitadas.

Los frutos de una familia con valores sólidos puestos en marcha en empresas son evidentes en las acciones sociales ejecutadas por las empresas; y por las implementadas dentro de sus empresas, así los aportes de estas familias se revierten en el desarrollo de un mejor país.