Luego de más de 14 meses de su detención ilegal en Cabo Verde, ordenada por el gobierno de Estados Unidos (EEUU), el embajador venezolano Alex Saab permanece firme en la lucha para ser liberado ante las maniobras ilegales por parte de EE.UU. con el gobierno de Cabo Verde.

En un artículo publicado por la revista estadounidense Counter Punch en su versión digital, escrito por Roger Harris -parte a la delegación free Alex Saab que fue a Cabo Verde-, relatan que el embajador venezolano hace frente a este flagrante intento de extralimitación judicial extraterritorial de EE.UU., que recientemente evidenció no tener los argumentos para ejecutar el acto, solicitando una extensión de 30 días para intentar responder la apelación presentada por la defensa de Saab ante el Tribunal del 11º Circuito de EE.UU.

“Esta táctica legal dilatoria es probablemente una estratagema de EE.UU.” para intentar llevar el secuestro del Enviado Especial de Venezuela ante Irán a territorio norteamericano “sin reconocer su inmunidad diplomática”, refiere el medio.

Maniobras de EEUU contra el embajador Alex Saab

De acuerdo con las Convenciones de Viena, un embajador acreditado como Saab tiene inmunidad absoluta contra el arresto, incluso en tiempo de guerra. Estados Unidos no reconoce el estatus de Saab como si Washington tuviera la autoridad para calificar a quienes otros países pueden elegir y recibir como sus embajadores.

Para empezar, el arresto de Saab el 12 de junio de 2020 fue arbitrario, ilegal e irregular. Mientras se dirigía de Caracas a Teherán, su avión fue desviado a Cabo Verde para una parada técnica de repostaje. Saab fue sacado por la fuerza del avión por la policía de Cabo Verde que no tenía una orden de arresto.

El día después de la detención ilegal, Estados Unidos hizo que Interpol emitiera una Notificación Roja, que posteriormente anuló. Y cuando llegó la orden de arresto después del hecho, estaba a nombre de una persona que no era Alex Saab. Esa es la base legal verdaderamente absurda para la detención del embajador.

El caso legal de Alex Saab

Cabo Verde es miembro y está bajo la jurisdicción de la Corte de Justicia de la Organización Económica del Estado de África Occidental (Cedeao), que ordenó la liberación de Saab e incluso pagó una indemnización por parte del gobierno de Cabo Verde. Cabo Verde apeló el fallo, perdió y luego afirmó, aunque había reconocido la autoridad del tribunal al participar en el proceso, que no tenía que obedecer sus órdenes.

Posteriormente, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas pidió la liberación de Saab.

El equipo legal de Saab acudió a la Corte Suprema de Cabo Verde con un recurso de hábeas corpus. Esto fue negado por el absurdo motivo de que Saab estaba en “libertad” bajo “arresto domiciliario”. De hecho, no solo fue detenido, sino que a sus médicos no le permitieron que lo trataran por una condición de cáncer o incluso reunirse con familiares que fueron a apoyarlo cuando llegaron por primera vez a Cabo Verde. Solo después de la presión se le permitió a Saab visitas mínimas.

El 13 de agosto, el caso de Saab llegó ante el Tribunal Constitucional de Cabo Verde impugnando su detención por doce motivos constitucionales. A Saab no se le permitió comparecer personalmente en el tribunal. Aunque el Tribunal Constitucional está obligado a responder, simplemente ha agotado el tiempo hasta ahora.

El caso político

Este teatro legal en torno al caso Saab sirve como una ofuscación para lo que es fundamentalmente un caso político de Estados Unidos; que intenta imponer un cambio de gobierno en Venezuela a través de sus sancionadoras medidas coercitivas unilaterales; medidas que equivalen a un bloqueo ilícito de la nación latinoamericana.

Estados Unidos ejerce una influencia desmesurada en una de las naciones más pequeñas del mundo con una población caboverdiana más grande en los Estados Unidos; que en las islas de origen. Con pocos recursos naturales, Cabo Verde depende de las remesas del exterior y, lamentablemente, es “un punto de referencia para las drogas ilícitas y otros delitos organizados transnacionales”, según un informe del gobierno de Estados Unidos. Con un PIB de solo $ 1.7 mil millones, el actual proyecto de construcción de la embajada de Estados Unidos; de $ 400 millones es una cantidad considerable para Cabo Verde.

En efecto, Estados Unidos reconoce la naturaleza política del caso. Saab es acusado por Estados Unidos de ser el cerebro detrás de una red de fuentes que ha permitido a Venezuela eludir el bloqueo estadounidense y obtener los suministros necesarios, que es la razón por la que apuntaron a Saab. En la búsqueda de hacer cumplir sus sanciones ilegales, Estados Unidos probablemente querría extraer de Saab información sobre cómo Venezuela ha tratado de eludir el bloqueo, que Estados Unidos ha impuesto para asfixiar a Venezuela y someterla.

Saab alega que ha sido torturado en Cabo Verde y tiene razones para esperar que enfrentaría más de lo mismo, si fuera trasladado a Estados Unidos, para obligarlo no solo a revelar sus contactos y canales comerciales, sino también a denunciar al gobierno de Venezuela.

Saab en sus propias palabras

El embajador venezolano, sin embargo, permanece firme. El 19 de agosto, Saab acusó legalmente a las autoridades caboverdianas de faltas graves de conducta en su caso, incluida la tortura. Las siguientes son sus propias palabras en un comunicado emitido a través de sus abogados el 25 de agosto:

“Cabo Verde aún no se ha decidido porque a pesar de tener todos los plazos legales vencidos; y tener claro conocimiento de que se han violado innumerables leyes, el hecho de tener ahora que violar totalmente su propia constitución para poder extraditarme, trastorna la conciencia; de esos jueces del Tribunal Constitucional, que han sido honestos hasta ahora, pero que están fuertemente presionados por Estados Unidos.

En Cabo Verde, su presidente, el primer ministro, el corrupto fiscal general, e incluso la gente más humilde, saben y reconocen que me mantienen secuestrado.

Para aquellos que sueñan que mi discurso o mi integridad cambiarán si me extraditan, permítanme estropear esa ilusión. Mi integridad no cambia con el clima [político] o el tipo de tortura. Venezuela es soberana. Es el país que me adoptó.

Es el país por el que lucha toda la gente decente. No damos la vuelta al mundo mintiendo y pidiendo sanciones contra la gente.

Venezuela ganará esta batalla, ya sea en Cabo Verde o en América del Norte, nosotros ganaremos. Espero que se levanten pronto las sanciones y que se siga dando prioridad a las personas que necesitan al menos 30 años más de victorias electorales, lideradas por un pueblo unido en torno al PSUV [partido socialista] y nuestro presidente Nicolás Maduro Moros.

Entonces, dejen afuera las emociones preguntándose si llegó el avión, si no llegó, si voy a ‘cantar’ como tenor en caso de que me extraditen, etc. Suelta esa ridícula ilusión, primero porque no hay nada que cantar y segundo porque, como he dicho muchas veces, nunca traicionaré a la Patria a la que sirvo”.

Esfuerzo internacional para liberar a Alex Saab

A nivel internacional, Cabo Verde ha recibido cartas diplomáticas de Irán, China, Rusia, las Naciones Unidas, la Unión Africana, la Cedeao y, por supuesto, Venezuela; en protesta por el caso Saab, basadas en los principios de inmunidad e inviolabilidad de los derechos consulares. Más de 15.000 internacionales han firmado una petición a los líderes políticos de Estados Unidos y Cabo Verde para liberar a Alex Saab en https://afgj.org/free-alex-saab