El Dr Baltazar Garzón abogado del equipo legal de defensa de Alex Saab desde su detención en Cabo Verde en junio de 2020, calificó desde el principio de la detención el acto como un secuestro; en tal sentido que su defendido tiene inmunidad, esto debido a que el Sr. Saab es enviado especial de Venezuela.

También este abogado ha expresado que el caso de Alex Saab es político; en vista que la coacción de los Estados Unidos en el caso lo que busca es conseguir la extradición a ese país para poder llegar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

La defensa de Saab ha denunciado las injerencias por parte de los Estados Unidos en el caso que lleva. Sin embargo, esta defensa ha seguido adelante presentando documentos y solicitando apelaciones a diversos tribunales.

“Cabo Verde se ha negado a cumplir dos decisiones vinculantes del Tribunal de Justicia de la CEDEAO; y Cabo Verde se ha negado a reconocer las instrucciones de las Naciones Unidas que le piden que detenga el proceso judicial de extradición contra Alex Saab iniciado por Estados Unidos”, dijo el Dr Garzón.

De las ocho acusaciones que el estado norteamericano ha imputado a Saab el equipo defensor del embajador Alex Saab, ha logrado reducirla a una y esta imputación no es causa de extradición por lo que los abogados confían en que la justicia al final prevalecerá.

Las funciones de Alex Nain Saab Morán, como enviado especial de Venezuela, tenían como finalidad tramitar contratos a nombre de Venezuela de manera que se pueda sobrellevar las consecuencias de las férreas sanciones impuestas por Estados Unidos al pueblo suramericano.

La política de Estados Unidos no es la única que se encuentra detrás de la injusta detención de Alex Saab, también el gobierno de Colombia ha perseguido por un largo tiempo a este empresario bajo la acusación de lavado de activos.

Ante la cercanía de un dictamen en el caso de Saab la defensa confía en que la justicia de Cabo Verde atenderá el llamado de 47 naciones que han solicitado la liberación inmediata del embajador venezolano, Alex Saab