El embajador venezolano Alex Saab envió una serie de notas, donde resalta la presión ejercida por el Gobierno de Estados Unidos, así como la violación de sus derechos humanos; la inmunidad diplomática y el respeto por el derecho internacional; además de la serie de irregularidades constitucionales para mantener su secuestro.

El grupo de abogados del embajador de Venezuela en África, Alex Saab compartió una serie de notas enviadas por el embajador secuestrado desde hace más de un año en Cabo Verde; quien espera, junto a la comunidad internacional, la decisión del Tribunal Constitucional y su inmediata liberación, en los próximos días.

Alex Saab: Estados Unidos presiona a Cabo Verde en decisión del Caso

“Cabo Verde no decide aún porque, a pesar de tener todos los términos vencidos, tener claro conocimiento que han violado innumerables leyes; el hecho de tener ahora que violar su Constitución totalmente para poderme extraditar; trasnocha la conciencia de los hasta ahora íntegros jueces del Tribunal Constitucional, que son presionados fuertemente por Estados Unidos. En Cabo Verde, su Presidente, el Primer ministro, el corrupto Procurador General y hasta el más humilde del pueblo, saben y reconocen que estoy secuestrado.

Igualmente, se dirige a quienes imaginan la continuidad del proceso en su contra, destacando que “para los que sueñan que de ser extraditado mi discurso o integridad cambiarán, déjenme dañarles la ilusión. Mi integridad no varía con el clima o el tipo de tortura. Venezuela es soberana. Es la patria que me adoptó. Es por la que todos los decentes luchamos y no andamos por el mundo mintiendo y pidiendo sanciones contra el pueblo”, reitera Saab.

Por último, el embajador Alex Saab asegura que “Venezuela ganará esta batalla, ya sea en Cabo Verde o en Estados Unidos; ganaremos y espero ver que acaben pronto las sanciones y se le siga dando prioridad al pueblo que necesita al menos unos 30 años de victorias electorales más, lideradas por un pueblo unido alrededor del PSUV; y nuestro Presidente Nicolás Maduro Moros. Así es que dejen la emoción diciendo -que sí llegó el avión, que si no llegó, que si me extraditan cantaré como un tenor- etc.…Pierdan esa ridícula ilusión, primero porque no hay nada que cantar y segundo porque como he dicho muchas veces, yo jamás traicionaré la Patria a la que sirvo“.